Colecciones

¿Cómo liberar al Tíbet? Lhasang Tsering tiene un plan

¿Cómo liberar al Tíbet? Lhasang Tsering tiene un plan

¿Ha perdido el Dalai Lama la claridad de propósito?

Lhasang Tsering la no es un Dalai Lama.

Nacido en el Tíbet y llevado al exilio a una edad temprana, perdió la oportunidad de estudiar medicina en los Estados Unidos y se unió a la fuerza armada de resistencia tibetana.

Durante los últimos treinta años, ha luchado sin descanso por la libertad tibetana.

Son pocos los que se atreverían a estar en desacuerdo con el Dalai Lama, un hombre que ha llegado a representar la personificación misma de la paz.

Sin embargo, Tsering la es franco en su rechazo de la política del "camino intermedio" del Dalai Lama y no tiene ningún sentido ocultar el hecho de que cree que el líder espiritual budista está fallando al pueblo tibetano.

Acusa al Dalai Lama de ser "la causa de la pérdida de claridad de propósito", lo que es lo más cercano a una crítica abierta a Su Santidad como se oirá decir cualquier tibetano.

Sin embargo, Tsering la cree que el apoyo del Dalai Lama es 100% necesario para la unificación del pueblo tibetano y para el éxito de cualquier tipo de plan de independencia.

El plan de los mosquitos

China necesita al Tíbet, no al pueblo tibetano.

Tsering la es inequívoco en su llamado a la independencia tibetana. Para él, la llamada “autonomía” no es una opción. El Tíbet no es, y nunca ha sido, parte de China.

Entonces, ¿cómo va el Tíbet a desafiar a China? Sería una victoria tan improbable como la de David sobre Goliat.

Foto de Luisa Sperry

Tsering-la admite la imposibilidad de cualquier tipo de solución militar; China tiene más tropas armadas que tibetanos.

Una solución política también está fuera de discusión, ya que China disfruta del poder de veto como uno de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Tsering la ha desarrollado lo que él llama "El Plan Mosquito", la acción conjunta de aquellas personas bajo el poder colonial chino para apuntar a la economía orientada al mercado desde dentro de China.

Él prevé cortes de energía en fábricas, supermercados y edificios de oficinas en toda China, interrupciones repetidas en las comunicaciones e infraestructura chinas.

¿Molestar a China? ¿Ese es el plan?

Al principio sonaba indignante, pero cuanto más lo pensaba, más sentido tenía.

La clave es avergonzar a China. “La gente hará por orgullo herido lo que no hará por amor o dinero”, dice Tsering la.

Cree que la situación de China ya es inestable. Su esperanza es que pueda empujar a la nación monstruosa al borde de la implosión.

¿Tercera Guerra Mundial?

Tsering la destaca la riqueza mineral y los recursos naturales del Tíbet como elementos centrales del interés de China en el Tíbet. Además, señala la enorme masa de tierra como una forma de que China alivie la carga de su población, citando como prueba la migración diaria de grupos étnicos chinos al Tíbet.

Su mensaje es claro: China necesita al Tíbet, no al pueblo tibetano.

Pero Tsering la considera que la cuestión va mucho más allá de la soberanía tibetana. China es la fuente de todos los principales ríos de Asia, lo que hace que la mitad de la humanidad dependa de China.

Foto de Luisa Sperry

En las próximas décadas, la población del sur de Asia promete seguir aumentando a medida que empeora la degradación ambiental.

Tsering-la prevé la posibilidad de una guerra entre China e India por los recursos de agua dulce cada vez más valiosos.

Por el bien de la humanidad, solo puedo esperar que esté equivocado.

Como habrás adivinado, Tsering la no es budista. Me dejó con lo que él llama sus "Cuatro humildes verdades". Son los siguientes:

* La libertad es una necesidad básica

* La libertad no vendrá esperando

* La libertad se debe luchar y ganar

* La libertad no es gratuita

Foto principal: art es anna

Ver el vídeo: Potala Palace. Tibets Architectural Masterpiece! (Septiembre 2020).